Tempura de calçots con romescu

IMG_20160225_133848
Las calçotadas, originarias de la provincia de Tarragona, en concreto de Valls, son toda una fiesta gastronómica en Cataluña. Consiste en asar los calçots (especie de cebolleta tierna) a la brasa y comerlos con las manos, un enorme babero y mojándolos en salsa romescu. Cuando ya crees que tu cuerpo no es capaz de comer más, viene el segundo plato, esto es, la carne a la brasa.

Suelen celebrarse durante los meses de febrero y marzo y son un buen motivo para reunirse los amigos y pasar un agradable día en el campo.

Lástima que no siempre tenemos a mano un jardín o una barbacoa para prepararlos, así que los urbanitas nos las ingeniamos como podemos para disfrutar de este manjar en la cocina de nuestro piso,  adaptándolo a nuestras posibilidades.

Como yo no tengo ni jardín ni barbacoa, los suelo preparar al horno. En esta ocasión, los he preparado en tempura. El procedimiento es realmente sencillo.

En primer lugar, colocaremos los calçots sobre la bandeja del horno. No hace falta lavarlos. Simplemente, con la mano, quitaremos los trozos de tierra que puedan tener enganchados.

IMG_20160225_091410Pondremos el horno a calentar a máxima potencia. Una vez esté caliente, introduciremos los calçots  a media altura, para que tengan calor por arriba y por abajo. Los dejaremos hasta que al tocarlos notemos que están hechos. Nos llevará unos 30 minutos, aunque depende de cada horno.

Cuando estén tiernos los sacaremos y los envolveremos en papel de periódico para que terminen de hacerse y se templen.

IMG_20160225_131733
Una vez templados, tendremos que pelarlos. Para ello, agarraremos con una mano del extremo de las raíces, y con la otra de las hojas verdes centrales del otro extremo y estiraremos. Veremos cómo el calçot se pela con facilidad.

Tal como están ahora, asados al horno, son deliciosos. Podríamos comerlos, mojándolos en salsa romescu y disfrutaríamos como niños.

O también podemos hacerlos en tempura. Una vez tengamos pelados los calçots, les cortaremos el extremo verde, de manera que sólo nos quede la parte blanca.

Prepararemos la masa de tempura. En un bol, echaremos la harina especial para tempura. No daré cantidades porque depende de la cantidad de calçots que hagamos. Como es tan fácil como mezclar la harina con el agua, podemos ir haciendo a medida que necesitemos. En principio, tres o cuatro cucharadas soperas de harina de tempura. Añadiremos un chorrito de agua fría y con unas varillas metálicas removeremos bien hasta obtener una masa espesa y sin grumos. Iremos ajustando el agua hasta obtener la textura deseada. Recomiendo empezar poniendo muy poca agua e ir añadiendo poco a poco.

Sumergiremos los calçots en esta masa de tempura y los freiremos en aceite de girasol muy caliente hasta que queden dorados. Una vez fritos, los pondremos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Los acompañaremos con salsa romescu. La receta de esta salsa  la encontraréis en el post Mejillones con romescu.

Feliz calçotada!

IMG_20160225_134852

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marien dice:

    Solo verlos dan ganas de tomarlos. Me encantan

    Le gusta a 1 persona

    1. Los calçots son buenos de cualquier manera. Hay que aprovechar su temporada que es muy corta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s